curiosidades

Este GATO se iba a desayunar este animal cuando sucedió esto… ¡Te encantará!

Este gato se levanto con hambre y se quiso comer al pulpo que tenían para cenar pero no se lo pondrá fácil. Te sorprenderá ver como reacciona el animal para salvarse de las garras del felino. A ver quién se come a quien.
Para tener un gato fuerte y sano, es fundamental que esté alimentado correctamente. Atrás quedaron los tiempos en que por ser un animal, se le alimentaba con sobras, y nuestro felino tiene unos requerimientos especiales para estar sano.

Es cierto que los gatos son un poco exigentes a la hora de comer. Cualquier cosa, como sobras, sólo las comen en raras ocasiones y más como un capricho. Esto se debe, fundamentalmente a sus necesidades nutritivas. Nuestro gato, es un comensal muy cuidadoso, que rechaza su comida si no le huele bien, o no se le sirve a la temperatura adecuada. Sus sentidos del olfato y el gusto, le permiten detectar si el alimento no es fresco.




Una de las primeras cosas que debemos aprender como propietarios de estos gourmets, es que es necesario darle de comer todos los días a la misma hora.

Puede suceder, que nuestro gato, en sus escapadas nocturnas, complemente su dieta cazando y devorando pequeñas presas, lo cual de ninguna manera significa que esté hambriento, o que aumentándole la ración de alimento, evitaremos esto. El gato caza por instinto, incluso el mejor alimentado cazará algún ratón, si se le presenta la oportunidad.

El gato , no es vegetariano, y necesita obligatoriamente nutrientes de origen animal, y es incapaz de sobrevivir mucho tiempo con una dieta completamente libre de carne.

La mejor forma de asegurarnos de que nuestro gato disfruta de una dieta equilibrada, es ofreciéndole alimentos elaborados específicamente para ellos, bien sea enlatados o alimentos secos o semi-secos, que contienen los elementos nutricionales indispensables para su nutrición. Además, se le pueden dar alimentos frescos una o dos veces por semana, para brindarle variedad e interés a su dieta. Estos alimentos, pueden ser de carne guisada, asada, a la parrilla, o con algunas verduras, sardinas enlatadas, pollo, pescado cocido, etc., teniendo buen cuidado de retirar todas las espinas y huesos.

Siempre hay que tener en cuenta, que se deben alimentar con alimentos formulados especialmente para gatos, por ejemplo, no se le debe alimentar con el formulado para perros, ya que el gato necesita 20% más de proteínas que el perro, así como requieren de ciertas grasas animales que sólo se encuentran en carnes y pescados( como la taurina)