curiosidades

La espectacular escena en que un grupo de orcas dan caza a un tiburón

Gracias al drone de un chico australiano podemos ver esta espectacular escena en el que un grupo de orcas persigue a un solitario tiburón hasta que lo cansan y acaban matandolo para comerselo.

Se trata de las conocidas como orcas falsas (u orcas negras), una especie de cetáceo odontoceto de la familia Delphinidae; es la única especie del género Pseudorca y no se reconocen subespecies.2 Es uno de los mayores miembros de la familia de los delfines oceánicos.El tiburón tigre ocupa un puesto de honor entre los depredadores del océano, tanto que se le considera responsable de la mayoría de ataques de tiburones a humanos. Esta especie es capaz de dar caza a otros tiburones, cetáceos pequeños como delfines e incluso partir caparazones de tortugas con sus fuertes mandíbulas.

Pero este ejemplar mediano de tiburón tigre, de unos dos metros de longitud, es un bocado sencillo para unos de los seres más inteligentes que habitan el océano, las orcas, que trabajando en equipo dan caza a este tiburón en Isla del Coco, Costa Rica. Poco puede ante la mezcla de inteligencia, fuerza y velocidad del gran superdepredador que es la orca.





El fotógrafo Bruno Kataoka logró capturar increíbles imágenes de un grupo de orcas cazando a un tiburón.El video grabado con un dron en el área marítima cercana a Cronulla, una playa ubicada al sur de Sídney, muestran al grupo de cetáceos rodeando al escualo que no tiene hacia donde huir. Las orcas negras son temibles cazadores que pueden llegar a medir hasta 5,5 metros y alcanzar un peso de 2 toneladas.

El blog Science Alert da cuenta de la sorprendente historia detrás de estas imágenes, tomadas en las proximidades de la playa de Cronulla, al sur de Sídney. El hombre que consiguió captarlas fue Bruno Kataoka, fotógrafo y aficionado a los drones. Precisamente estaba pasando el rato con uno de estos dispositivos, provisto de una cámara de vídeo, cuando divisó la peculiar persecución que acabas de ver. Una afortunada casualidad que ya es la envidia de muchos documentalistas de prestigio.