curiosidades

Se hace fotos con su hija de la misma forma que las hizo con su mujer antes de fallecer

Cuando el bloguero brasileño Rafael Del Col perdió a su mujer en un trágico accidente, fue muy duro para él y su hija de 2 años, Raisinha. Pero el proceso de duelo se hizo en un poco más soportable cuando Raphael recurrió a la fotografía para hacer algo que le ayudaría a sobrellevar su pérdida.

A Rafael se le ocurrió una idea cuando vio unas fotos online. El también bloguero Ben Nunery, cuya mujer también había fallecido, recreó las fotos de su boda incluyendo a su hija de 3 años en ellas. Así que Rafael decidió rendir homenaje a su mujer de la misma forma. Tomó algunas fotos que se había hecho con su mujer y se fue, junto con su hija Raisinha (y el perro de la familia) al estudio fotográfico para recrear la sesión de fotos.




La felicidad de esta futura madre y su marido sufrió un golpe irreparable cuando, de forma inesperada, él falleció el pasado 5 de enero, poco más de dos meses antes de la fecha prevista para el parto de su hija, el segundo hijo de ambos (que será el próximo 25 de marzo), según explicó una apenada Bennett a la popular cadena de televisión ABC News. El fallecido quería hacer una sesión fotográfica junto a su familia antes de que la pequeña de la casa llegara a su hogar, pero desgraciadamente el destino arrebató su ilusión y el esposo de Nicole murió de forma inesperada. Por ese motivo, y antes de dar a luz , Bennett con el fin de cumplir el sueño del padre de sus hijos, decidió mediante Photoshop y con la ayuda de un fotógrafo local amigo, incorporar a su marido a unas imágenes para el recuerdo, así lo recoge KSWO de Jackson, Mississippi, donde las imágenes han causado todo tipo de reacciones siendo lo más comentado en las últimas semanas.

De lo que no cabe duda es que si algo retrata a los norteamericanos es su pasión por dejar constancia de los momentos más importantes de sus vidas. Tienen fotos de la boda, pero también de la pedida y, mucho antes, del baile de graduación. El fotógrafo citado, Sidney Conley, dijo a KSWO que quería hacer todo lo posible para hacer feliz Bennett: «Yo quería que ella mira las imágenes y soltara la mandíbula de la sorpresa», dijo. «En cada imagen ella se colocaba para que Deonta estuviera a su lado como si nunca se hubiera ido», añadió el profesional.