Sin categoría

Un perro se convirtió en el mejor amigo de un colibrí después de que el ave cayó de un árbol.

Rex, un perro feroz y peligroso, se convirtió en un animal doméstico tranquilo después de haber conseguido una hazaña sin precedentes en California (EE.UU.).Al caminar cerca de la casa de su dueño, Rex vio un pájaro que se había caído de un árbol y fue a su rescate.

Nadie pensaría que una amistad entre un feroz perro y un colibrí se pudiera establecer, pero Rex y Hummer lo han hecho posible. Y es que la forma en que estos dos animalitos se conocieron ha hecho que formen un lazo entrañable. Rex era un perro peligroso antes de ser rescatado por Ed Gernon, quien se esforzó por domesticarlo y acabar con su ira.

Un día, mientras Rex se encontraba jugando en el jardín cercano a su casa vio a un animal tirado y siendo atacado por las hormigas. Con mucho cuidado, se mantuvo cerca, haciendo que Ed notara que había algo ahí y que necesitaba rescatarlo. Cuando el dueño vio el interés que el perro estaba poniendo en una criatura tan pequeña, decidió ayudarlo para salvarlo.




Al limpiarlo, Ed se daría cuenta de que se trataba de un pequeño colibrí que estaba lesionado. Durante un año, el hombre se ha dedicado a rehabilitar al ave, enseñándole a volar y alimentándolo especialmente. Mientras tanto, Hummer, como fue bautizado el colibrí se ha dedicado a llenar de cariño a su salvador, Rex.

Según ha narrado Ed en su cuenta de YouTube, Hummer no quiere separarse del perro y a donde quiera que va Rex, ahí está el colibrí. Superando sus problemas de agresión, el can incluso deja que el ave se bañé en su plato de agua, pues Hummer no quiere dejarlo ni cuando está tomando agua. Con mucha paciencia, el perro ha decidido adoptar a su nuevo y activo amigo. Ed cuenta a CBS que como Hummer ya está recuperado ha intentado dejarlo libre pero parece que el colibrí no quiere dejar a su salvador.

Después de salvarlo cuando tan solo tenía unos días los dos se hicieron inseparables, y el colibrí va a todos los lugares acompañado de Rex. Los dos comparten vivienda, incluso el plato de comida.