curiosidades

Una snowboarder escapa de un oso y no lo sabe hasta ver el videoselfie

La cámara de la joven grabó el momento en que el animal le perseguía mientras descendía por la pista, es increíble ver lo que hace esta chica y la suerte que tuvo, sin inmutarse y a ritmo de Rihana (canción work) va bajando la pista tan tranquilamente mientras tiene al Sr Oso corriendo cómo un loco detrás de ella. Una estampa brutal de madre naturaleza vs. madre humanización.

Suena Work, de Rihanna. Mientras tararea la canción de la cantante de Barbados, Kelly Murphy coloca sus botas sobre la tabla de snowboard y se prepara para deslizarse colina abajo. Ella no lo sabe, pero su cámara está a punto de registrar uno de los mayores peligros a los que se puede exponer el ser humano: el ataque de un oso.

Así empieza el vídeo en YouTube de una joven que disfrutaba de unos días de descanso con sus amigos en las pistas de Hakuba 47, Japón. Ajena al peligro, la joven grabó durante su descenso el momento en el que un enorme oso la perseguía. Afortunadamente, el animal se dio por vencido cuando la snowboarder cogió velocidad. Las imágenes fueron registradas el pasado sábado 9 de abril.

Murphy solo se dio cuenta del incidente cuando revisó su cámara. “¡Dios mío! Estaba repasando los vídeos de snowboard y he descubierto que un oso me perseguía. ¡Casi me come!”, escribió la joven en su cuenta de YouTube.

Madre naturaleza vs. humanos, así es la vida, sin enterarnos, puede que en más de una ocasión más de uno haya estado posible presa de un animal salvaje ya sea en una excursión a la montaña con el colegio, durmiendo en medio del campo con los amigos o incluso siendo víctima de algún ataque de paloma en plena ciudad.

Desde luego, el vídeo me sorprendió ya que la pobre muchacha no se da cuenta de nada hasta que llegó a casa y miró el video supongo. Estuvo a nada de ser víctima de este oso hambriento que seguramente se despertó de su siesta invernal y no con muchas ganas de jugar sino más bien de comer a destajo. Suerte tuvo esta chica de no encontrarse con alguna típica “bañera” en medio de la pista.

Murphy solo se dio cuenta del incidente cuando revisó su cámara. “¡Dios mío! Estaba repasando los vídeos de snowboard y he descubierto que un oso me perseguía. ¡Casi me come!”, escribió la joven en su cuenta de YouTube.

En el centro de esquí Hakuba 47 es habitual que entre mayo y junio algunos ejemplares de oso despierten de su hibernación y salgan a buscar comida.

Aviso para navegantes o más bien dicho, aviso para esquiadores, para la próxima vez que vayáis a esquiar, tener en cuenta que en las altitudes de las montañas nevadas no todos los peligros son por caídas, podrías sufrir el ataque de algún animal o quién sabe del mismísimo hombre de las nieves.

img_melies_20160411-205225_imagenes_lv_otras_fuentes_oso2-kb5B-U401040553541zFE-992x558@LaVanguardia-Web